1 comentario

Solera, el amigo de mi padre

  Pueh Migué, lotrodía iba yo guiando a unoh zeñoritoh de Mágala que tenían ganah de pegá unoh tirilloh pavé zi cazaban argo. Venían to emperifollao, vehtíoh de cazaoreh con unah ehcopetah que daba guhto verlah. Y dehpué de ehtá tordía pegando zaleazo por loh monteh, apareció una perdí por detrá nuehtra y el primer zeñorito, con una de dos cañone paralelo nuevecita y reluciente hizo: pom, pom y ná, la perdí ni ze enteró, ziguió palante. El otro zeñorito, Migué,  con una repetiora Benelli de tre tiro: pom, pom, pom y ná, la perdí como zi le ehtuviezen tirando a otro. El último zeñorito que queaba, con otra repetidora de 5 tiro, pa ehtrenarla que daba gloria verla, ze puzo mu bien puehto, con cara de ahora oh vaih a enterá y: pom, pom, pom, … pom, pom, y no le dio. Y ya queaba yo, Migué, con un retaco viejo que era de mi abuelo, que tenía la culata lia en alambre ozidao,  zin punto de mira y con el cañón daleao y hago: poooooommmmmmm, y tampoco le di.

Anuncios

Un comentario el “Solera, el amigo de mi padre

  1. Éste es sin duda el mejor chiste de los que has contado. Además, es una anécdota real. Has conseguido transmitir fielmente e incluso mejorar la anécdota tal como la contaba nuestro padre y aunque me sabía el final, me he reído a carcajadas con las ocurrencias del Solera. Olé tu gracia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: